La competencia de Miley Cyrus



Cada vez que se presenta una nueva gala en la que los artistas de la música más actuales, compiten por una serie de galardones también compiten por ver quien llama más la atención. Hasta el momento teníamos por seguro que sería Miley Cyrus quien volviera a dar la nota en los pasados American Music Awards, pero nos sorprendió por su comedida y simple actuación donde no vimos nada fuera de lo normal. Por su parte, fue Lady Gaga quien supo aprovechar el momento para demostrar que se puede estar en el punto de mira sin resultar soez.

Y vaya que si lo consiguió, porque Lady Gaga se presentó subida en un corcel blanco y vestida como Helena de Troya e incluso paso tal cual a la sesión de fotos, luciendo una amplia sonrisa y una larga cabellera rubia. Cabe aclarar que el corcel era un disfraz con dos personas que eran quienes cargaban con la cantante. Todo un alarde de buen gusto y originalidad, aunque lo primero no sea tan habitual como lo segundo en las apariciones de Lady Gaga. Por lo vemos pudimos disfrutar de una velada más tranquila y emotiva que lo que venía siendo habitual.

En su actuación, Lady Gaga represento a una Marilyn Monroe que se colaba en el despacho del presidente, mientras que Miley Cyrus opto por un fondo cutre de un gato pequeño que parecía cantar a coro la canción que interpretaba la joven cantante. Pero la nota más sentimental del evento lo pusieron Rihanna y su madre, quien fue la encargada de entregarle el premio a su hija, mientras le dedicaba unas hermosas y emotivas palabras de ánimo y orgullo por su trabajo. Todas las entregas de premios deberían ser más similares a los AMA de este año.

Compartir en Google

Autor: Sonia M

    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada