GuidePedia

0

Ser famoso implica tener amigos en diferentes esferas profesionales y eso en ocasiones puede resultar tan beneficioso como perjudicante. En el caso de Miley Cyrus es inevitable que cada acción suya sea criticada y levante cierta polémica, a pesar de que dichas acciones no tenga esa intención en ningún momento. Representar el papel que Miley ha inventado, divide al público entre aquellos que le odian y los que le aman, cosa que repercutirá en todos los proyectos que decida emprender y en el caso de su estreno como modelo, no iba a ser diferente.

Hace unos días nos enterábamos que Miley Cyrus es el nuevo rostro elegido por Marc Jacobs para presentar su campaña primavera 2014, cosa que no es de extrañar si tenemos en cuenta que Jacobs y Miley sienten una profunda admiración de forma recíproca. El problema venia de la mano del fotógrafo habitual de Jacobs, Juergen Teller, quien se negó a trabajar al enterarse de que la protagonista iba a ser la joven cantante sin dar mayores explicaciones. Fue Jacobs quien decidió hablar en su nombre alegando que le respeta mucho como artista pero que el fotógrafo simplemente no quería retratar a Miley.

En su lugar fue David Sims el encargado de inmortalizar a la cantante, junto a las modelos Natalie Westling y Esmerelda Seay Reynolds, que posaban en un segundo plano bajo un cielo gris en una playa oscura y triste. En primer plano podemos ver a una Miley taciturna y con gesto serio, mirando al horizonte con cara de pocos amigos. Una imagen que representa a la perfección lo que Jacobs quería mostrar para su nueva colección.

Publicar un comentario

 
Top