Yordi Rosado Opina


Yordi Rosado se da una escapada a Nayarit y nos da su opinión sobre la situación del país

*Vacacionó en Villa La Estancia Riviera Nayarit

Después de una gira de trabajo por Durango, Yordi Rosado (Cd. De México, 1971) y su esposa Rebeca Rodríguez, se dan un descanso y visitan la Riviera Nayarit por un fin de semana. Ahí, en el espléndido resort de Villa La Estancia, Yordi hace una pausa en su descanso para compartir con nosotros su opinión sobre los recientes acontecimientos que han cimbrado a México:

“Me duele muchísimo; primero, porque amo a México, soy mexicano y amo a mi país, no cambiaría mi nacionalidad ni mi familia ni mis raíces por nada del mundo, amo ser mexicano y me duele lo que está pasando, me da mucha pena que haya habido tanta impunidad con los políticos…  no puedo decir que todos los políticos estén metidos en algo ilegal porque eso tampoco es cierto; conozco buenos políticos, gente que me consta que trabaja realmente para el país y hay otros que sabemos que realmente están metidos hasta el cuello en muchas cosas turbias. Ayotzinapa fue la punta del iceberg, de algo que todos sabíamos pero teníamos miedo de reconocer y pues ahora es tan claro y tan obvio que duele muchísimo; es lógico que todo el país esté molesto ¡claro que está molesto!, hay muchas cosas que faltan, sabíamos que existía pero verlo tan claro, tan cínico… me parece un acto de cinismo tremendo lo que sucedió y pues obvio la gente está muy enojada”.

“Me duelen mucho tres cosas principales; la primera, los papás de las víctimas, eso me duele en el alma; dos, todos los papás de las víctimas que no conocemos, porque ahorita conocemos a estos 43, pero ¿cuántos hay que no sabemos? Ahí están por ejemplo las muertas de Juárez y, tercero, el país; me duele mucho la imagen del país en el extranjero, o sea me duele mucho que vean esta realidad tan lamentable que vivimos, lo que hemos hecho con el país, y es una pena porque los que lo dirigen son mexicanos, que haya quienes están apoderándose, aprovechándose del poder, me duele muchísimo. Eso está lastimando a mucha gente inocente. No quiero ni imaginar que nosotros fuéramos los papás de uno de esos jóvenes, aunque todos somos protagonistas y vivimos en el mismo país y nos duele y nos preocupa, no es lo mismo ser uno de los papás de Ayotzinapa, que estar leyéndolo en las noticias.

Compartir en Google

Autor: Editor

    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario